Buscar
  • Bryan Spira

Más valioso que el Almanaque de Biff Tannen


Estados Unidos vivía la peor crisis económica de su historia. Junto a la primera potencia mundial, el resto de los países se tambaleaban. Explotó la burbuja inmobiliaria; cayó Lehman Brothers, y consigo se llevó a AIG, una de las mayores aseguradoras del mundo. Wall Street se agitaba.

El mundo veía atónito como sus monedas perdían valor. Propiedades devaluadas, familias en la calle.


En el año 2009, con Obama en el despacho oval de la Casa Blanca, Bank Of America recibió 45 billones de dólares por parte del gobierno, provenientes de un fondo de rescate fiscal.

“Gente de a pie contando cada centavo para llegar a final de mes y el gobierno dándole dinero a los principales generadores de la crisis”. “Los bancos sumergen al país en una crisis y el gobierno los premia”.


Estos eran argumentos que se escuchaban en los distintos medios de comunicación, luego de que Bank of America decidiera invertir 10 millones de dólares, en medio de la crisis, en el NFL Experience.


Las alarmas saltaron para Grover Norquist, conocido activista político que lucha en contra del excesivo pago de impuestos en Estados Unidos, que dijo: “Cuando tomas dinero del gobierno federal, te vuelves político. Y cada dólar que tienes, es en efecto, dinero de los contribuyentes”.

Con diputados del congreso en contra, desde BofA se defendieron demostrando que por cada dólar invertido en el NFL Experience, generaban 10 de retorno y 3 en utilidades.


Originando exposición y reconocimiento de marca, integración y conexión con los clientes, BofA logró multiplicar sus ingresos y servir de impulso para poner a flote nuevamente a la economía norteamericana.


BofA demostró, con una serie de decisiones acertadas, que el patrocinio deportivo es más valioso que el Almanaque Deportivo de Biff Tannen. Es la gallina de los huevos de oro.

0 vistas
  • Negro del icono de Instagram